Arrancando una producción 3D en Divulgare

Aunque puede resultar curioso que sea yo el que lo diga, lo cierto es que la parte de trabajo puramente “poligonero” en el ordenador es una de las fases menos concluyentes de una producción 3D. Es un tema que me gusta comentar siempre que tengo oportunidad porque al hacerlo se explica con bastante precisión cómo se enfoca una producción 3D de principio a fin.

MakingOf3D from Divulgare on Vimeo.

 

Emocionalmente hablando la parte de una producción 3D referida al trabajo directamente relacionado con el modelado, texturado, animación, etc de los elementos del vídeo, es una fase muy dura y agotadora. Es cierto que muchas veces se disfruta (sino no me gustaría todo esto) pero es un trabajo bastante frío. Es decir, estás sentado en una silla mirando una pantalla todo el día, moviendo polígonos por la pantalla. Eso es básicamente lo que se hace. Y con muchas ganas, consistencia y paciencia acabas logrando algo que funcione. Ya comenté en una entrada anterior lo duro de un trabajo creativo donde los tiempos de espera forman parte del proceso de forma insistente.

Pero esa fase, por ser tan extremadamente dura y fría, es muy dependiente de lo que hayas planificado antes. Es fundamental haberlo hecho porque una vez que estás frente a una aplicación de animación 3D es muy fácil perderse, confundirse, y acabar volviéndote loco sin saber que hacer.

Esto que voy a comentar es aplicable a todas las producciones de animación 3D, sean grandes o pequeñas. Y es que en realidad, lo único que variará de una producción a otra, es la cantidad de tiempo y medios (dinero) que puedes dedicar a estas fases.

Y ahora voy al grano. Una parte fundamental de toda producción 3D es la fase de storyboard. Y en esa primera etapa, voy a incluír también la de estudio de luz, color y diseño conceptual. En una gran producción serían fases bastante independientes, pero aquí las voy a tratar casi juntas.

Siempre repito que cuando uno se sienta delante del ordenador es muy importante tener claro lo que quieres hacer, y si vas a hacer 3D, es vital saber lo que NO tienes que hacer. Es decir: es importante tener muy acotado el trabajo a realizar.

Comparativa entre storyboard y render

 

Cuando en Divulgare elaboramos un guíon literario acerca del tema a tratar, a la par vamos realizando un simplísimo storyboard. Unos bocetos rápidos de como sería el plano de vídeo adecuado para representar lo descrito en el guión. A medida que el guión se va puliendo, el story board va cogiendo forma. Es importante que haya mencionado aquí el guión literario, porque al fin y al cabo el núcleo de Divulgare surge de ahí. De la simbiosis entre un guión rigurosamente científico y un story board que le da proyección artística. No lo vemos como una cuerda en la que Ciencia y Arte tiran de cada lado. Ciencia y Arte están del mismo lado tirando para conseguir mover lo mismo en la misma dirección. Divulgar.
Al final lo resultante es una especie de cómic en el que plano a plano, secuencia a secuencia, se va definiendo lo que tendrá que verse en cada momento del vídeo para conseguir transmitir ese mensaje redactado en el guión literario.
Eso nos permite visualizar ya gráficamente el tipo de elementos, personajes, acciones y efectos que habrá que plasmar en cada momento. Es decir, concretamos el trabajo que habrá que realizar para transmitir el mensaje acordado.

Además nos permite hacer un inventario de tareas a realizar (algo fundamental para una buena planificación y un presupuesto preciso) y descartamos todo lo que no se hará.

Todo este proceso inicial da como resultado una especie de “chuleta” que simplemente hay que seguir. El guión genera el story board, el story board reconduce el guión, y de esta fase se salen con las ideas ya muy claras.
Únicamente queda algo de margen para el estudio de luz y color. Lo que definirá el toque visual del vídeo, ese aspecto artístico final. Un acabado más realista, otro más “cartoon”, más iluminado, más misterioso, más esquemático, más detallista, etc.
La especialización en Divulgare de científicos y artistas nos permite dedicar tiempo a este tipo de cuestiones que siempre invitan a reflexiones en equipo, ya que en ese sentido, seguimos teniendo mucho camino aún por investigar.
Aunque ejemplos de animaciones 3D artísticas hay muchos, esa mezcla de Arte 3D y Ciencia para lograr hacer atractiva la divulgación científica no es tan común, y es un territorio casi virgen.
Os invito pues a ver este breve vídeo que resume en menos de 3 minutos esas fases de creación audiovisual que tantas semanas y meses llevan.

El vídeo arranca ya con la fase de Documentación, pero insisto en que la parte inicial de todos nuestros proyectos, antes de entrar en la producción audiovisual en si misma, es la parte del guión, en la que el equipo científico elabora el contenido que habrá que divulgar.
Esa etapa por si sola ya es merecedora de su propio vídeo explicativo.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *


1 × = nueve